miércoles, 7 de diciembre de 2016

CON WALTER SORIANO


Como todos los martes estamos en el Rest. El Lomito. Llegué un poco tarde y los encontré medios embalados .Julio Argumedo que se despide porque se va a Los Angeles unos meses , había llevado una botella del riquísimo pisco SEPA DEL REY, de Reynaldo Crespo que se esfumó rápidamente. Es que estaba Tavo Yañez quien reapareció en buen estado de salud. Después vino otro pisco y otro . Me dio gusto porque hacía tiempo que no se degustaba un buen trago entre varios. Es que a veces se pierde la costumbre,
N:\para publicar\IMG_1572.JPGN:\para publicar\IMG_1574.JPG
Estaba el chinito Jo con su tremendo sancochado que estaba riquisisimo. Y feliz de carcajearse con las ocurrencias de los presentes. Pedimos como de costumbre los chaufas, tallarines, lomito al jugo.
N:\para publicar\IMG_1575.JPGN:\para publicar\IMG_1577.JPG
Ahí nomás llegó Mariano Gonzales y después apareció el buen Walter Soriano Cordero a quien no veíamos hace mucho tiempo. Venia de su sesión de diálisis y dijo: “estoy cansado, con hambre  y que mejor que estar  mis patas del colegio” y así fue. Llego, comió algo porque estaba de hambre y nos pusimos a conversar largo y tendido. Es que Walter es unos de los pilares de nuestra XIX. Desde el inicio fue un participante muy activo. Incluso fue presidente de una de las primeras JD organizadas.
C:\Documents and Settings\Papa\Configuración local\Archivos temporales de Internet\Content.Word\IMG_1581.jpgN:\para publicar\IMG_1582.JPG

Con Eloy que también sabe mucho de carros se pusieron a recordar marcas de autos que tuvieron. El continúa con su tratamiento y su vida. Se cuida y no pierde la esperanza de alcanzar un trasplante.
Grata noche, amena y de mucho afecto. Los deje con su pisquitos , espero que hayan amanecido muy bien,
N:\para publicar\IMG_1580.JPGN:\para publicar\IMG_1588.JPG
N:\para publicar\JUNTOSs.jpg
N:\para publicar\IMG_1589.JPGN:\para publicar\IMG_1590.JPG

N:\para publicar\IMG_1591.JPGN:\para publicar\IMG_1592.JPG

N:\para publicar\IMG_1593.JPGN:\para publicar\IMG_1594.JPG
N:\para publicar\IMG_1595.JPG

Como siempre Luchito Tiravanti se comunicó con nostros y sentí su alegría y emoción de hablar con cada uno de los presentes. A veces no se escucha muy bien pero igual nos vemos las caras y en la de el se refleja alegría y gran emoción.
Nos estamos viendo.
Un abrazo

domingo, 4 de diciembre de 2016

Curahuasi, la capital mundial del anís


En Curahuasi, Abancay (Apurímac), Rumbos encontró unas tierras con esencia a anís, a tan solo dos horas del Cusco. ¿Será posible resistir su aroma?
El anís de Curahuasi, el mejor del mundo. Foto: Jorge Calderón
El anís de Curahuasi, el mejor del mundo. Foto: Jorge Calderón.
Marquiño Neyra / Revista Rumbos
El anís es una de las primeras plantas medicinales de la historia, Sus infusiones no se hacen esperar luego de un gran banquete familiar. Es  la opción en cualquier avión o bus interprovincial. Pero no todos conocemos el anís de Curahuasi (Apurímac), una tierra que posee “el mejor anís del mundo”.
Curahuasi tiene muchos significados: Curac Huasi (casa mayor) o Ccora Huasi (casa de las hierbas). Según Francisca Costas Ovalle, dueña de la Destilería San Antonio, dice que Curahuasi significa casa de los curas.
Es más que una coincidencia. Curahuasi es un sitio supersticioso y esto lo une al origen del anís (2 000 años antes de Cristo), ya que desde entonces se rumoreaba que ésta planta curaba de los malos espíritus, como si fuese una superstición curahuasina.
Francisca Costas, dueña de una de las destilerías más conocidas en esta localidad, señala que la esencia del anís se debe al atenol que, debido al microclima especial de esta zona, le confiere el olor y sus propiedades hipnotizantes que tanto la caracteriza del resto.
Francisca Costas Ovalle, dueña del local más conocido de anís, Destilería San Antonio. Foto: Jorge Calderón
Pero claro, no es el mismo anís que bebemos en nuestras cenas para bajar el estómago o las que nos ofrecen en el avión. La destilería, fermentación o maceración hacen que esta planta sea utilizada también en licores como las del famoso anís Nájar, cuyos granos son extraídos desde Curahuasi.

De trabajo Universitario a Empresa

Francisca recuerda que su padre tenía vastas tierras de anís en grano. Ser casi propietaria y estra en contacto con estos cultivos le animó a participar en un concurso cuando estudiaba Química en la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco (UNSAAC), a dos horas de Curahuasi. Su padre decidió incentivarla a realizar el proyecto que luego llamó “Los licores de San Antonio de Abad del Cusco”, el cual fue acreedor de un premio y éste le brindó el capital para hacerlo realidad.
Estudiar química le ha ayudado para poder sacar licores con cualquier tipo de planta aromática que se pueda destilar, macerar o fermentar. “Depende de la fruta y la materia prima, cuyos aceites esenciales se pueden arrastrar”, revela.
Acá, en Curahuasi, siembran el anís en enero y la cosechan en junio, julio o agosto. Pero solo se produce una vez al año. Antes solo se producía anís Nájar, recuerda Francisca. No había otro tipo de anís. “Recuerdo que mi padre llevaba todas sus cosechas a Arequipa, donde ellos lo vendían. Nuestro anís es incomparable con cualquier otro en el mundo”.
Si nos remontamos a los noventa, el famoso anís Nájar se hizo famoso como “el whisky de Arequipa”. Este anís no solo acompañaba los rocotos picantes y el adobo, sino también las charlas más inflamables. El anís Nájar, que ya es parte de una enraizada tradición en Arequipa, tiene muchas historias en las faldas del volcán, y todo gracias a la “capital mundial del anís”.
Dicen que los arequipeños Abimael Guzmán y Vladimiro Montesinos, luego de la captura del líder terrorista en el 92, mantenían sus conversaciones bajo la calidez y calidad del anís Nájar y chocolates de La Ibérica, ambas hijas de la Ciudad Blanca.
Francisca Costas, dueña de la Destilería San Antonio (una de las más conocidas en Curahuasi), tiene más de 7 años en este mercado y conoce la realidad de éste. Admite que no todo es anisado. También venden licor de maracuyá, vino de sauce, licor de huanarpo, ron de limón, entre otros.
Más que solo anisados. En Curahuasi también encontramos el delicioso ron de limón. Foto: Jorge Calderón
Cuando escuchamos la palabra vino, anisado o ron, todos pensamos que está fuertemente involucrado con el alcohol, por lo que aleja a los intolerantes y abstemios. Sin embargo, todos estos productos tienen propiedades medicinales, que van desde el alivio de los bronquios, el dolor de estómago, la migraña, así como regular las vías urinarias o hasta mejorar la disfunción eréctil, en el caso del huanarpo.
Los que pasan por Curahuasi para ir al cañón del Apurímac, uno de los más profundos del mundo, optan por llevar un anisado para combatir el soroche o entregarlo como ofrenda.
Sin embargo, a pesar de ser la bebida bandera, no lo beben como hacen los cañetanos con el pisco o los pozucinos (Oxapampa) con la cerveza.  Se controlan. En los bares la gente prefiere cerveza. La suerte de su tierra no ciega a los pobladores. Inclusive, cuando tratas de beber de más de este anisado (para ejecutar tu travesía hacia el cañón), te censuran. Es como algún tipo de elixir que se debe beber con responsabilidad y sabiduría. Tenemos que aprovechar sus propiedades con mucha educación.
Así que lo mejor en esos momentos es acercarte a la Destilería San Antonio  (al frente de la  avenida Panamericana, S/N Curahuasi – Apurimac), y comprar secretamente sus productos que tienen las propiedades más puras, debido a su calidad de destilado y purificador de agua.
“Mis productos son transparentes. No encuentran burbujas ni nada”, señala Francisca, la dueña de este local. Es cierto. Desde el primer sorbo figuras que es tan rico como potente: te exorciza. El antídoto perfecto para alejar, así como hace más de 2000 años, los malos espíritus.

Salvemos la Montaña de Colores: está corriendo grave peligro


La montaña de colores, Cerro Colorado, Montaña Arco Iris o Vinicunca está en peligro. La razón: la celebridad conseguida en tan poco tiempo está generando un turismo desorganizado, carente de seguridad para los visitantes y disputas entre las comunidades aledañas a este atractivo en Cusco.   La minería informal también estaría rondando estos parajes. 
Montaña de Colores en el Ausangate Foto: Arturo Bullard
Montaña de Colores en el Ausangate Foto: Arturo Bullard .
Arturo Bullard/ Revista Rumbos 
 
Hace alrededor de 7 años, un amigo fotógrafo, me habló de la larga caminata y me mostró imágenes de la hoy famosa y sobre explotada Montaña de Colores en el Cusco. Quedé fascinado con lo que vi, no podía creer que estos paisajes maravillosos estén en el Perú y que nunca antes los había visto ni escuchado.
 
 
 
Foto: Arturo Bullard
 
Pasaron los años y desde abril de este año comencé a encontrar, en las redes sociales, mucha gente que posteaba sobre su futura aventura al Ausangate. Para mi sorpresa, un día después, ya tenían como su perfil de Facebook las fotos de la travesía.
 
Me comencé a preguntar; Como lo hacen? No era que para llegar a este paraíso había que caminar varios días? Veía muchas fotos de la montaña de colores pero, porque no veo entre sus fotos al nevado Ausangate si dicen que van al Ausangate?
 
Hace un par de meses partí, junto a un grupo de amigos y con una empresa de turismo seria y responsable, One Earth, hacía el Ausangate. Nuestra intención era hacer la vuelta de 6 días a la montaña sagrada, considerada como la quinta mas alta del Perú. Parte de la travesía consistía en llegar a la hoy famosa Montaña de Colores. En el momento de partir no sabía bien como era la geografía del lugar, pensaba que la Montaña de Colores estaba al lado o en una ladera del nevado del Ausangate.
 
 
Foto: Arturo Bullard
 
 
Luego de partir del pueblo de Pacchanta y caminar dos días por fin se me despejaron mis dudas. Llegamos a un punto donde encontramos una carretera condecenas de buses turísticos, varios módulos de comida y baños portátiles. Era el lugar donde se inicia la caminata de un solo día hasta la famosa Montaña de Colores, también conocida como Cerro Colorado, Montaña Arco Iris o Vinicunca (nombre en quechua).
 
En ese instante comprendí el porque muchos viajeros, casi a la velocidad del rayo, iban y regresaban, en un solo día al “Ausangate”, pero, ¿cuál es la gran verdad? la verdad es que nunca llegaron al Ausangate.
 
El Cerro Vinicunca no se encuentra en el Ausangate, está dos quebradas mas allá. Si bien se llega ver desde este punto , la realidad es que para llegar al pie del “Apu Sagrado” tenemos que caminar alrededor de 20 km y pasar dos abras o cruces de cordillera sobre los 5000 mts de altura. En conclusión nos tuvimos que desviar un día y medio, a pie, para llegar a la colorida montaña.
 

Un Paraíso Natural


Foto: Arturo Bullard

La Montaña de Colores es un lugar espectacular, como si fuese sacado de otro planeta. Se encuentra en la cordillera del Vilcanota y su llamativa coloración natural se debe a la presencia de piedras y minerales sedimentados gracias a la erosión del viento y el agua.
 
Ocres, rojos, blancos, amarillos, verdes y morados forman un abanico cromático que hacen de la Montaña de Colores un lugar único en el mundo.
 
Pero, porque se tardó tanto tiempo en ser descubierta por el turismo? Según lo que me comentaron unos comuneros de la zona, esta parte de la cordillera estuvo cubierta por glaciares durante milenios. Al parecer, el calentamiento global y la desaparición de las nieves perpetuas, hicieron que este espectáculo de colores vea la luz y que hoy en día, los que llegamos a sus pies, podamos disfrutar de su belleza.
 

Turismo Responsable: Salvemos Vinicunca


Foto: Arturo Bullard

En los últimos meses la afluencia de público a la Montaña de Colores se ha incrementado considerablemente. Casi todas las agencias de la ciudad del Cusco ofrecen tours de un día. Salen a las 3 am de la ciudad imperial, comienzan la caminata desde Ocefina (Chillca) a las 6 am, trepan 8 duros kilómetros hasta los 5000 msnm y luego bajan por el mismo camino para llegar la Cuzco alrededor de las 9 o 10 pm. Los visitantes no van con un guía, solo se les dice que sigan el camino. Ni siquiera les dan una hora de regreso, en conclusión el mensaje es: “Suban como puedan y bajen cuando quieran”
 
Cuando preguntas en las agencias por la exigencia de la ruta, muchas de ellas te dicen que no es muy dura, cosa que no es cierta. Lógicamente no te dicen la verdad para que le compres el tour a ellos y no a la competencia. Además venden el lugar con fotos sobre saturadas , lo que la hacen ver falsa y distan mucho del color real de la montaña.
 
Si a la empinada pendiente le sumas las pocas horas dormidas y la altitud en que se encuentra, la subida se puede volver un verdadero “calvario”. No hay ningún control de salud y las empresas de turismo, en su mayoría, no están capacitadas para alguna emergencia médica. Andar a esa altitud, sin la debida preparación física y mental, puede afectar seriamente la salud.
 
Por otro lado el “boom” de la Montaña de Colores ha generado que lleguen, sin ningún control (solo el pago de una entrada a la comunidad) mas de 500 personas al día, cifra que se va incrementando mes a mes.
 
Hace dos semanas, viendo las fotos de una amiga en la mencionada montaña, encuentro, sobre la falda de la montaña, una pinta, con tiza blanca dice CUSIPATA.
 
 
 
Foto: Arturo Bullard
 
 
Quién lo escribió? Al parecer hay una disputa entre dos comunidades por el cobro a los turistas por el acceso a la Montaña de Colores. Pitumarca es quien la controla y Cusipata quien reclaman una “porción de la torta”. Es por ello que la segunda comunidad se dio la “licencia”de escribir su nombre, “Marcando Territorio”, en plena montaña.
 
Que nos espera si la misma comunidad que reclama derechos sobre el manejo de la Montaña de Colores es quién la ensucia y altera el paisaje?
 
Está claro que el poco control, la gran afluencia de público y la poca regulación sobre las empresas de turismo que ofrecen este tour están afectando esta montaña y su  entorno.
 
El día que estuve en la Montaña de Colores encontré botellas de plástico y envolturas en el camino, además, al pie del lado izquierdo habían unas mallas de protección. Cuando pregunté el porque de estas mallas, las que alteran considerablemente el paisaje, la gente de la comunidad me contestó que era paraevitar la minería informal, que ya habían encontrado algunas excavaciones. Al parecer estas lacras de la sociedad, que no hacen más que depredar y contaminar nuestros recursos naturales, ya le pusieron el ojo a esta maravilla cusqueña.
 
Tuve la suerte de llegar muy temprano y de contemplar, solo junto a mis compañeros de viaje,  la Montaña de Colores, pues pasamos la noche a solo hora y media del lugar. Luego de disfrutar del paisaje por mas de 3 horas y continuar con mi vuelta al Ausangate, a lo lejos divisé los primeros mártires y guerreros de los “one day tour” haciendo su mayor esfuerzo para llegar a la montaña.
 
 
 
Foto: Arturo Bullard
 
 
Es responsabilidad de la comunidad de Pitumarca, del AATC (Asociación de Agencias de Turismo del Cusco), del Gobierno Regional del Cusco, del MINCETUR y de todas las entidades competentes tomar cartas en el asunto. . Hay que imponer reglas, controlar el número de visitantes y evitar que algunas empresas de turismo “irresponsable” hagan lo que les venga en gana.
 
Es responsabilidad de la comunidad de Pitumarca, del AATC (Asociación de Agencias de Turismo del Cusco), del Gobierno Regional del Cusco, del MINCETUR, SERNANP y de todas las entidades competentes tomar cartas en el asunto.
 
Deben exigirles a sus clientes no botar basura y el cuidado del lugar, además de informarles que deben estar en buen estado físico, estar descansados y haber comido ligero antes de afrontar la dura ruta hacia la Montaña de Colores.
 
Exijamos respeto y profesionalidad cuando tomemos un tour a la montaña.
 
Hagamos que este paraíso cusqueño perdure en el tiempo para que lo disfruten nuestros hijos y los hijos de los hijos, de los hijos de nuestros hijos!!!
 
La única manera de salvar la Montaña de Colores es que se declararse como un Area Natural Protegida Nacional , está en nosotros y el las identidades gubernamentales poner manos a la obra!!!

La dama del lago


Rita Suaña, la alcaldesa de Los Uros, ha llamado la atención por su defensa del lago Titicaca. El reportero gráfico, David Huamaní, contó la historia de esta valiente mujer en imágenes y ganó el 22 Concurso de Fotografía Documental Los Trabajos y los Días (Colombia).
1
La alcaldesa de los Uros, Rita Suaña, frente al lago Titicaca, mientras coordina por teléfono sus labores ediles. 3. El principal medio de transporte para visitar las islas flotantes son los botes. Foto: David Huamaní
2
Velas y cerveza. Ofrendas en honor a la mamacha Candelaría. Foto: David Huamaní
3
Alcaldesa y comuneros limpian la basura de las riberas del lago. Foto: David Huamaní
4
El principal medio de transporte para visitar las islas flotantes son los botes. Foto: David Huamaní
5
Los Uros usan la totora, el mismo material sobre el que flota su isla, para construir sus viviendas. Foto: David Huamaní
6
Los Uros supervisan que los niveles de contaminación del lago no se disparen. Son sus principales guardianes. Foto: David Huamaní

(DE LA REVISTA DOMINGO DEL DIARIO LA REPUBLICA  DEL 04-12-2016)